Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Si quieres puedes leer este post con un fondo musical de la época de Felipe III:(Recuerda que pasando el cursor sobre las fotos aparece su explicación y que haciendo clic sobre ellas, éstas se amplian)

Continuando con la serie de anotaciones que esta bitácora va a dedicar a la exposición El estandarte de San Mauricio del Museo de Valladolid: Reliquias de Flandes en la Corte de España. 1604 y tras haber tratado en un post anterior sobre la procesión de la traslación y deposición de los cuerpos de los Santos Mártires Tebanos (esto es, sobre las circunstancias en las que el estandarte fue fabricado y utilizado); esta nueva entrada del blog está dedicada al estudio iconográfico y heráldico del estandarte.

El guión o estandarte está pintado sobre una tela de damasco de seda color carmesí. En una de sus caras se representa a San Mauricio, el legendario comandante dela Legión Tebana; en la otra, dos de sus compañeros, que aparecen decapitados, sosteniendo con una de sus manos la cabeza cortada y con la otra la palma del martirio.

El estandarte de San Mauricio del Museo de Valladolid, visto por los dos lados.

Tras ser utilizado en la procesión de la traslación de los cuerpos santos de dos mártires de la Legión Tebana, el guión quedó recogido en la Casa Pía de Santa María Magdalena (o de la Aprobación). Allí se describe cuando se hace inventario de los bienes que Magdalena de San Jerónimo entrega formalmente en 1605 a los nuevos patronos de dicha institución:

“Un guión de San Mauricio con el retrato de dos santos tebeos de la otra parte”

Archivo Municipal de Valladolid (AMV), Documentación “Chancillería”, Caja 39, Exp. 16. Escritura de concordia o patronato del Ayuntamiento y  el prior de San Pablo  sobre la Casa Pía de la Aprobación

La Casa de la Aprobación en la desembocadura de la Calle del Puente en San Nicolás

La Casa Pía de la Aprobación proseguiría su existencia hasta que fuera desamortizada en 1836. El edificio fue destinado entonces a parque de policía del Ayuntamiento, depósito de bombas de incendios y otros menesteres municipales. Posteriormente se derribó para construir el colegio público “Isabel la Católica”, edificación iniciada en 1932. Nada más sabemos del estandarte hasta que en 1876 fue donado por don Castor Sapela para la formación de la Galería Arqueológica del Museo de Bellas Artes de Valladolid.

San Mauricio en atuendo de Capián General, con corona y palma del martirio.

En su cara principal, el estandarte presenta un gran recuadro central conteniendo la imagen de San Mauricio. El santo se representa como un militar contemporáneo, con armadura y yelmo con penacho emplumado. En su diestra sostiene el bastón de mando de Capitán General de Infantería, y en la izquierda la palma del martirio. Bajo su antebrazo izquierdo asoma la empuñadura de la espada, con el pomo en forma de cabeza de águila. Sobre San Mauricio revolotea un ángel que porta en sus manos una corona de oro y otra de flores, enlazadas ambas por una filacteria con la leyenda SACRA THEBEORUM.

Retrato de serie del papa Clemente VIII. s. XVII

A la derecha del santo figura el anagrama coronado de la Virgen María y, bajo él, el escudo del papa Clemente VIII (Ippolito Aldobrandini). A sus pies hay esparcidos fragmentos de armas y armaduras, rememorando el martirio de la Legión Tebana.

Alrededor del recuadro que enmarca la figura hay emblemas y escudos, todos ellos coronados, alusivos a la ceremonia de la deposición de los cuerpos santos y a los personajes relacionados con tal acontecimiento.

Retrato del rey Felipe III delante de una tienda de campaña y con fondo de paisaje

En la zona de arriba, en el centro, los cuarteles principales de las armas del rey Felipe III: escudo real cuartelado de Castilla y León: 1º y 4º castillo de oro,  aventanado de azur (azul), en campo de gules (rojo), (que es Castilla); 2º y 3º león de púrpura en campo de plata (León). Este blasón aparece flanqueado por el símbolo de Santa María Magdalena: el frasco de perfume rodeado de su nombre, y el corazón de Jesús situado sobre el anagrama de Jesucristo. Estos dos emblemas hacen alusión a la Cofradía de Santa María Magdalena y del Amor de Dios, que administraba la Casa Pía de la Aprobación y que se ocupó de encargar la realización del estandarte. Por ello los dos símbolos se repiten con profusión por todo el estandarte.

Retrato de la reina Margarita de Austrua-Estiria de pie, con saya bordada en plata y "joyel rico".

En los extremos superiores aparecen otros dos blasones. En el extremo izquierdo un escudo con los cuarteles principales de las armas de la reina Margarita de Austria-Estiria: escudo cuartelado de Hungria y Bohemia: 1º y 4º fajado de plata y gules (rojo), (que es Hungria); 2º y 3º león de plata “lenguapasado” de oro, con la cola partida, cruzada y anudada en campo de gules (rojo) (Bohemia).

Retrato del Principe de Saboya con armadura, ostentando sobre su pecho el medallón de la Orden de la Anunciada

En el extremo superior derecho aparecen las armas de Philippo Emanuele de Saboya, que era el Príncipe de Piamonte (esto es, el heredero del Ducado de Saboya), que son las de Saboya: Cruz de plata en campo de gules (rojo), pero brisadas (rotas) con un lambeo o “rastrillo” de azur (azul).

Fragmento de las páginas 790-791 de la Histoire généalogique de la Maison Royale de Savoie, de del Samuel Guichenon (1660).

Los tres hijos mayores del Duque de Saboya, Carlo Emanuele I “el Grande”: los llamados Infantes de Saboya, se educaban, rodeados de un pequeño séquito, en la corte de España ya que, como sobrinos de Felipe III, estaban en la línea de sucesión de la Monarquía Hispana, tan sólo detrás de la infanta Ana Mauricia (una niña de dos años). Además, de paso, servían de rehenes ante una eventual veleidad política de su padre. A ellos  debe su nombre la Galería de Saboya en el Palacio Real de Valladolid.

Fragmento de la Histoire généalogique de la Maison Royale de Savoie, de del Samuel Guichenon (1660), referente a la institución de la Orden de San Mauricio.

La Casa de Saboya estaba muy vinculada, desde hacía siglos, con el culto a San Mauricio: el Duque era el Gran Maestre de la recientemente refundida Orden de San Mauricio y San Lázaro. Lógicamente su heredero, el infante Philippo Emanuele, era miembro de esta orden de caballería. Podemos incluso pensar que, en su condición de Caballero de la Orden, Felipe Manuel de Saboya fuera el portaestandarte en la procesión de la traslación de los cuerpos santos. El príncipe de Saboya moriría en Valladolid cuatro meses después a causa de una epidemia de viruela.

“Háse entretenido S. M. sin salir de aquí hasta los 3 de este mes [de febrero de 1605] que se fue á la Ventosilla, dejando á los dos príncipes mayores de Saboya cubiertos de viruelas y sarampión; las cuales apretaron tanto al mayor que ha muerto de ellas á los 9 de este con general sentimiento de todos, porque era bien quisto y amado por sus buenas partes. Dióse aviso de ello á S. M., el cual mandó que le llevasen á San Lorenzo el arzobispo de Caller y el conde de Medellín con el acompañamiento que se requería, los cuales salieron con el cuerpo de aquí á los 12. Después, aquella tarde llegó S. M., y halló á la Infanta con unas tercíanillas y sus crecimientos, de que la han sangrado dos veces; la cual queda con mucha mejoría, y el príncipe de Saboya también con sus viruelas, sin calentura, aunque tiene cierto accidente de asma. Su hermano, el prior de San Juan, había días que las había tenido, aunque todavía guardaba la cama, y de cierto corrimiento que le ha acudido á la pierna le ha sobrevenido calentura , aunque no da mucho cuidado á los médicos hasta agora, porque también se atribuye al sentimiento de la muerte del hermano mayor. (…). De esta enfermedad de los Príncipes y de la Infanta , y de otros que han muerto en esta ciudad, y de que las mas enfermedades que suceden son muy peligrosas, (…), ha salido opinión que el temple de la tierra lo causa, y sobre ello se han hecho juntas de médicos , y como el doctor Mercado , el principal de ellos , es de aquí, defiende lo contrario, y los demás le siguen, aunque lo entienden de otra manera”.

Luis Cabrera de Córdoba, Relaciones de las cosas sucedidas en la córte de España, desde 1599 hasta 1614, Madrid: Alegria, 1857, pp. 235-236.

Escudos de la ciudad de Valladolid y de la Orden de Santo Domingo bajo los emblemas de los nombre de Jesús, del Ave Maria y de la Cofradía de Santa maría Magdalena

En el centro de los laterales del estandarte figuran sendos escudos con las armas de la ciudad de Valladolid. Sobre ellos vuelven a aparecer, enfrentados, dos emblemas de Santa María Magdalena. Más abajo podemos ver los anagramas de Jesucristo y de la Virgen María, situados sobre sendos escudos de la Orden de Santo Domingo, correspondientes al Convento de San Pablo, del que era patrono el Duque de Lerma, y bajo cuyo signo y amparo estaba la Casa Pía de la Aprobación. Aparecían así reunidas las armas de los que dentro de muy poco serían los nuevos patronos de la fundación.

Escudos y emblemas de la parte inferior y lóbulos colgantes del estandarte.

Debajo del recuadro central se repiten los tres escudos de la parte superior y los emblemas de Santa María Magdalena y del Amor de Dios, pero sin las letras con que aparecen más arriba, aludiendo, nuevamente  a  la Cofradía que encargó el estandarte. En los cinco lóbulos colgantes inferiores figuran otros tantos escudos:

Retrato ecuestre del Duque de Lerma

En el lóbulo central se distingue la figura de un jarrón de azucenas, emblema de la Catedral de Valladolid y, sobre él, otro escudo muy borrado, que puede identificarse como el de Clemente VIII. En el lóbulo situado a su diestra se dispone el escudo del Duque de Lerma, Francisco Gómez de Sandoval y Rojas: partido, 1º en campo de oro una banda de sable (Sandoval) con bordura de gules cargada de cinco escaques (cuadrados) de veros (forro de piel de ardilla, representado esquemáticamente como hileras de vasos de plata y campanillas de azur) (Quiñones); 2º en campo de oro cinco estrellas de azur (Rojas). En el situado a su izquierda el emblema de Santa María Magdalena.

Retrato del obispo de Valladolid, sentado y vestido de Pontifical, con mitra y báculo.

En los lóbulos de los extremos se repiten las armas del obispo de Valladolid, Juan Bautista de Acevedo, quizás por ser también el Inquisidor General; se trata de un escudo cuartelado: 1º y 4º en campo de oro un acebo de sinople (verde), 2º y 3º: en campo de plata un lobo pasante; este blasón aparece cargado en jefe (esto es, sobre su parte superior) con un escudete que contiene las armas de Sandoval con bordura de Quiñones.

Imagen de la coranación de dos santo cefaloforos, con atuendo militar y palmas

En la cara posterior, el recuadro central contiene las figuras de dos mártires decapitados que se disponen de tres cuartos, enfrentados y con una cierta simetría. En la mano más cercana al eje de simetría sujetan la palma del martirio, mientras que con la otra cada uno sostienen su propia cabeza. Los dos santos visten atuendo militar: sus cabezas llevan un casco ajustado y sus cuerpos armadura y manto. Ambos llevan sendos tahalíes de los que cuelga una espada curva del mismo tipo que la que porta San Mauricio.

Angeles que coronan a los Santos Martires Tebeos en la parte posterior del estandarte

Sobre las figuras revolotean dos ángeles que sostienen sendas coronas sobre el cuello de los dos mártires y sujetan una filacteria de la que apenas se lee el inicio de la leyenda: MARTIR… Por encima y por debajo de la filacteria, en el eje del estandarte, se disponen los anagramas de Jesucristo y de la Virgen María. Detrás de las figuras, un río y una vegetación herbácea insinúan un paisaje. La estampa descrita permite identificar a estos dos mártires con San Urso y San Víctor, y el río que se ve en segundo plano ha de ser el río Aar.

Ocho escudos con las armas de personajes e instituciones relacionadas con la traslación de los cuerpos de los Santos Mártires Tebeos

Alrededor se sitúan los mismos blasones y emblemas que en la cara principal. También se repiten los escudos de los cinco lóbulos inferiores. Hay que señalar que, en la parte posterior del estandarte, tanto éstos como los blasones situados bajo el recuadro central han quedado ocultos bajo el refuerzo textil que ha sido necesario incorporar en el proceso de su restauración.

Retrato del Conde de Gondomar, escudo de la ciudad, blasón del Conde de Gondomar

La confección del estandarte no consta en la relación de cuentas del Ayuntamiento, pero se sabe que el 17 de septiembre de 1604 libró una cierta cantidad de dinero a la Cofradía de Santa María Magdalena y del Amor de Dios por los gastos efectuados con motivo del acontecimiento, encontrándose entre esos gastos la realización del estandarte. Tras la celebración de la procesión, el estandarte quedaría depositado en la Casa Pía de Aprobación, ya que cuando Magdalena de San Jerónimo acuerda con el Ayuntamiento que éste se encargue de la gestión de la Casa Pía de la Aprobación, el estandarte figuraba entre sus bienes.

La factura del estandarte es muy elemental, como único adorno lleva en todo su perímetro una pasamanería de puntas de randa, y su decoración pictórica hubo de realizarse en un taller vallisoletano, quizá en el del pintor Mateo Martínez que con ocasión de los festejos hizo distintos trabajos para el Ayuntamiento. En todo caso cabe pensar que quien lo diseñó conocía la Historia de la Legión Tebana de Guglielmo Baldesano -o su traducción castellana por Fernando de Sotomayor- pues tanto la representación de San Mauricio con el rango concreto de Capitán General de Infantería como la evocación del milagro de los santos Urso y Víctor parecen proceder del texto de dicha obra.

Rostro de San Mauricio con un yelmo emplumado

Para saber más:

Sobre el estandarte y su iconografía:

– Eloísa Wattenberg, “El estandarte de San Mauricio del Museo de Valladolid”, en El estandarte de San Mauricio del Museo de Valladolid: Reliquias de Flandes en la Corte de España. 1604.  (Catálogo de la exposición), Valladolid: Asociación de Amigos delMuseo de Valladolid-Ayuntamiento de Valladolid, 2012. ISBN.: 978-84-940274-0-6, 2012, pp. 81-90.

– Guglielmo Baldasano (Bernardino Rossignoli), Historia sacra de la ilustrissima legion Tebea / compuesta por.. Guillelmo Baldesano… ; traduzida de italiano en lengua castellana por don Fernando de Sotomayor, Madrid: Pedro de Madrigal, 1594. Veáse p. 9 y 29 (San Mauricio como Capitán General de la Legión Tebena) p. 65-70 (martirio de los santos Urso y Victor).

– Louis Réau, Iconografía del arte cristiano: Iconografía de los santos G-O, Tomo 2/vol. 4, Barcelona: ed. del Serbal, 1997, pp. 381-385. (San Mauricio).

– Louis Réau, Iconografía del arte cristiano: Iconografía de los santos P-Z, Tomo 2/vol. 5, Barcelona: ed. del Serbal, 1997, pp. 331 (San Victor de Soleure) y 299-300. (San Urso de Soleure).

Escudos en piedra de Felipe III y Margarita de Austria de la la fachada del Convento de las Descalzas Reales de Valladolid

Sobre la heráldica:

– Gerard Marí Brull,Heráldica medieval: una creación cultural para una sociedad laica”, en R. Costa (ed.), La educación y la cultura laica en la Edad Media, “Mirabilia: Revista Eletrônica de História Antiga e Medieval”, ISSN 1676-5818, nº 6, 2006, pp. 128-140. <acceso 03.07.2012>

Eduardo Pardo de Guevara, Manual de heráldica española, Madrid: Aldaba ed., 1987.

Martín de Riquer, Heráldica castellana en tiempos de los Reyes Católicos, Barcelona: Quaderns Crema, 1986.

– Rafael Domínguez Casas, “Escudo del I Duque de Lerma en el MUVa”, Boletín del Seminario de Estudios de Arte, 75/2, 2009, pp. 181-190.

– Ignacio Gavira Otás, Breve Introducción a la Heráldica, <http://www.heraldicahispanica.com/IntroH.htm>

– La heráldica de Clemente VIII en el sitio Araldica vaticana.

Las leyes heráldicas en la Wikipedia española.

Armorial de los Habsburgo, heráldica de la Península Ibérica, de los reyes de España y de las reinas consortes de España en diferentes proyectos de Wikipedia.

La Langue du Blason.- Blog introductorio a la heráldica (en francés).

Retrato de tres niños, junto a un lebrel.

Sobre los personajes:

– Jesús Urrea Fernández (dir.), Valladolid: Capital de la Corte (1601-1606), Valladolid: Cámara de Comercio e Industria, 2002.

– Luis Cabrera de Córdoba, Relaciones de las cosas sucedidas en la córte de España, desde 1599 hasta 1614, Madrid: Alegria, 1857. Buscar en el pdf “Saboya” y “Piamonte” o expresiones como “hijos del duque de Saboya”, “principe” o “principes de Saboya” (sic, príncipe sin acento).

– Carlo Boda y Giovanni Botero, La vita e le opere di Giovanni Botero con la Quinta parte delle Relazioni universali e altri documenti inediti, Milano: U. Hoepli, 1894. Veáse pp. 162-188, donde se narra la estancia de los Príncipes de Saboya en la Corte de España a partir de las relaciones escritas por Giovanni Botero, preceptor de los príncipes.

– Samuel Guichenon, Histoire généalogique de la Maison Royale de Savoie, tomo II, Lyon: Guillaume Barbier, 1660, pp. 790-791. Sobre el envío a España de los Infantes de Saboya y supuestos tratos del Duque, su padre con Francia y Venecia.

– Cesare Greppi, Valladolid 1604: Malinconia in Corte, en Mª Grazia Profeti y Augustín Redondo, Représentation, écriture et pouvoir en Espagne à l’époque de Philippe III (1598-1621) (Florencia – 1998), “Travaux du Centre de recherche sur l’Espagne des 16e et 17e siècles”, XV, Firenze-Paris: Alinea ed-Sorbonne, 1999, pp. 11-25. (Sobre la muerte en 1605 del príncipe de Piamonte Philippo Emanuele de Saboya, malogrado heredero del Duque de Saboya, Carlo Emanuele I).

Rodela decorada con el tema de la doma de Bucéfalo por Alejandro Magno

– Álvaro Soler del Campo, The Art of Power – El Arte del Poder: Armaduras y retratros de la España imperial, Madrid: Sociedad Estatal para la Acción Cultural Exterior (SEACEX), 2009, Cat. Nº 34, pp. 91 y 134-139 (para la rodela); p. 199, fig. 48 (para el retrato de Philippo Emanuelle).

Horario de la exposición:

Martes a sábado:

Mañanas  10 a 14h 

Tardes     16 a 19h  (de Julio-septiembre: 17 a 20 h)

Domingos:              10 a14 h.

Entrada a la exposición: gratuita

Visitas concertadas: Tfno: 983 351389

                                 Email:museo.valladolid@jcyl.es

Anuncios