Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

Nuestro amigo Tadeo Jones, entre aventura y aventura arqueológica, también es un gran aficionado a la Historia del Arte. Aquí nos presenta un comentario sobre las pinturas al fresco procedentes de la Iglesia de San Pablo de Peñafiel, ahora expuestas en la Sala XI del Museo de Valladolid, que narran la vida de Santa María Magdalena.

“En esto, una mujer, una pecadora pública, al saber que Jesús estaba comiendo en casa de (Simón) el fariseo, se presentó con un frasco de alabastro lleno de perfume, se puso detrás de Jesús junto a sus pies, y llorando comenzó a bañar con sus lágrimas los pies de Jesús y a enjugárselos con los cabellos de su cabeza, mientras los besaba y se los ungía con el perfume”

Evangelio de San Lucas 7, 37-38.

Pintural con una gran imagen de la Magdalena y a su alrededor los episodios de su vida y milagros– Frescos con el Ciclo de la Vida de Santa Magdalena de San Pablo de Peñafiel.

Santa María Magdalena es un personaje complejo sobre el que los teólogos han disertado largamente, a propósito de lo que se conoce como “el problema de las tres marías”, ya que en su figura parecen haberse confundido las historias de tres personalidades diferentes que la leyenda acabó por unir en una sola.

Placa de devoción con Santa María Magdalena haciendo penitencia– Placa de devoción con la Magdalena penitente. Siglo XVII.

María de Magdala es una mujer a la que Jesucristo había curado, expulsando de su cuerpo a siete demonios que la poseían (Lc 8, 2). A finales del siglo VI, San Gregorio Magno la identificó como la mujer pecadora arrepentida de la que habla el Evangelio de San Lucas (7, 37), muy pronto asimilada con con María de Betania, hermana de Marta y de Lázaro (Jn 1, 1-3) pues según el Evangelio de San Juan también ella ungió con perfume y secó con sus cabellos los pies de Cristo (Jn 12, 3).

La magdalena lavando los pies de Jesús.– La magdalena ungiendo los pies de Cristo en casa de Simón el fariseo. Jean Béguin 1536. Retablo del Rosario, Basílica de San Maximino (Var, Francia).

En todo caso, para la Iglesia católica occidental santa María Magdalena habría sido un personaje muy cercano a Cristo y a la Virgen María, ya que incluso habría acompañado a la Virgen y a San Juan al pie del Calvario, encontrándose también entre los pocos asistentes al entierro de Jesús, siendo además la primera persona que lo vió resucitado. Así es como conocemos el ciclo de su vida  en el santoral de la Iglesia católica occidental.

La magdalena reconoce a Cristo (que estaba disfrazado como hortelano) en lo que constituye la primera aparición de éste tras la Resurrección.lon, Iglesia de Saintt-Maximin-la-Sainte-Baume (Var, Francia)– “Noli me tangere” (no me toques). La Magdalena reconoce a Cristo. André Abellon, Siglo XV. Basílica de Saint-Maximin-la-Sainte-Baume (Var, Francia)

Según la tradición oriental de la Iglesia ortodoxa, María Magdalena se habría trasladado, con la Virgen  y San Juan, a Éfeso donde murió, siendo luego llevados sus restos a Constantinopla. Sin embargo, en Occidente se forjó en el siglo XI una tradición diferente, para justificar la presencia de las reliquias de Santa María Magdalena en la abadía benedictina de Vézelay (en la Borgoña francesa). De allí irradió su culto a la región de Provenza, surgiendo en torno a su vida la llamada Leyenda provenzal.

El llamado Camino Magdalena. Ruta de peregrinación del movimiento de la espiritualidad feminista que visitan lugares en Francia que ellos asocian a la figura de santa María Magdalena.El Camino de la Magdalena. Moderna ruta de peregrinación basada en la leyenda provenzal.

Esta leyenda originada en Francia, así como la predicación de las cruzadas del siglo XII, difundieron notablemente la figura de la Santa, pero fue sobre todo el libro de Santiago de la Vorágine, la Leyenda Aurea (o Dorada), a partir del siglo XIII, el mayor medio de difusión de su devoción en el Occidente cristiano. Según esta tradición después de la Ascensión de Cristo, María Magdalena, su hermana Marta y su resucitado hermano Lázaro y otros discípulos como Maximino -su consejero espiritual- habrían sido obligados a abandonar Judea y luego abandonados en el mar en una barca desprovista de velas, remos o timón. Las corrientes habrían llevado la embarcación hasta Marsella (en Provenza, Francia) y allí Magdalena comenzó a predicar la doctrina de Cristo convirtiendo a mucha gente.

La Magdalea, sus hermanos, San Maximino y otros discípulos subiendo a la barca– La Magdalena y sus compañeros son obligados a subir a la barca.

El gobernador de Marsella prometió abrazar la fe de la Santa si Dios le daba un hijo y al poco, estando su esposa encinta, emprendió un viaje a Roma para entrevistarse con San Pedro y que éste le instruyera en su doctrina. Durante el viaje, en medio de una tempestad, nació prenaturamente el hijo del gobernador y murió su esposa; el recién nacido fue dejado en un islote junto al cadáver de su madre. Una vez en Roma el gobernador visitó a San Pedro y viajó con él a Jerusalén para recorrer los santos lugares. Dos años después, en el viaje de regreso a Marsella recaló en el islote donde dejara a su familia, encontrándose vivos a su mujer y a su hijo.

16_Sainte_Baume_grotto– Gruta de la Sainte-Baume (Dpto. Var, Francia)

Después de su apostolado, la Santa se retiró del mundo y vivió penitente durante 30 años en un paraje desértico que se identificó con la gruta de la Sainte Baume (del Santo Bálsamo) cerca de Marsella y desde allí, cada día, era llevada al cielo por ángeles para asistir a los oficios celestiales.

En esta pintura del Museo se recogen algunos de esos pasajes, tanto del relato evangélico como del relato provenzal. De izquierda a derecha, las pinturas muestran estas escenas:

Maria Magdalena postrada a los pies de Cristo en casa de Simón el fariseo;

Lavatorio– La Magdalena ungiendo los pies de Cristo en casa de Simón el fariseo.

debajo, Cristo resucitado junto al sepulcro, vestido como un hortelano diciendo a Magdalena “noli me tangere” (no me toques).

Hortelano– María Magdalena reconoce a Cristo junto al sepulcro.

En el centro, a gran tamaño, la imagen de la Santa es presentada de forma un tanto inhabitual para su iconografía occidental: en lugar de sostener un tarro de perfume, aquí aparece con un huevo en su mano, según un episodio narrado por San Syméon Métaphraste, bajo la influencia del evangelio apócrifo de Nicodemo, asimilado por el cristianismo de la iglesia oriental:

Santa María Magdalena, de pie, sosteniendo en su mano izquierda el huevo que ella presentó al emperador Tiberio como símbolo de la resurrección de Cristo– Santa María Magdalena con el huevo de Pascua y un donante a sus pies.

Poco después de la muerte de Cristo, Magdalena viajó a Roma para denunciar el injusto juicio de Pilatos. Se presentó ante el emperador Tiberio con un huevo en la mano diciendo ¡Cristo ha resucitado!, señalando el huevo como símbolo de vida. Contestó el emperador que eso era tan difícil como que el huevo se volviera rojo, cosa que sucedió en el acto.

Helena Moedermens en flickr_8370887086_cc93cc47ab_b– Santa María Magdalena con el tarro de perfumes y el huevo rojo. Segna di Bonaventura (Siena c. 1320).

Generalmente se considera que a partir de esta leyenda surgió la tradición de pintar los huevos de Pasua.

La Magdalena de pie, con el huevo rojo en la mano derecha, por Nicholas Papas

– Icono contemporáneo de Santa María Magdalena por Nicholas Papas.

Como ya hemos dicho, para la Iglesia ortodoxa oriental, después de la Ascensión de Cristo, María Magdalena, con la Virgen y el apóstol San Juan se retiró a Efeso y allí murió, pero también recogió esa narración popular del encuentro con Tiberio en la que se funda la tradición de los huevos de Pascua de Resurrección que se mantiene en nuestros días.

 A continuación, arriba, se ven fragmentos de figuras de ángeles que sugieren sea la escena de la Santa en su visita diaria al cielo,ya que durante su penitencia en la Sainte Baume, los ángeles la arrebataban de tierra siete veces al día para que asistiera a los Oficios canónicos en el Cielo.

Una serie de ángeles suben a la Magdalena (figura perdida) hasta el cielo.– Los ángeles transportan a la Magdalena hasta el cielo.

Una figura de penitente (abajo a la derecha) comunica esta viñeta con la inmediata inferior, que representa la última comunión de María Magdalena de manos de San Máximino, por lo que cabe identificar en el penitente al sacerdote que descubrió el lugar del retiro de la santa y al que ésta le pidió que avisara a Maximino de que el día de la Pascua, los ángeles la llevarían a su oratorio para recibir la comunión.

Dos ángeles presentan a la Magdalena en el oratorio del obispo Maximino, que procede a administrarle la Comunión– Última comunión de santa María Madalena.

Inmediatamente a la derecha abajo, se ve a la Santa penitente orando junto a un árbol y sobre una estructura que parece querer representar una habitáculo, quizá la gruta de su retiro en la Sante Baume, y a un santo cuya iconografía responde a la de San Juan Bautista.

Baume– La Magdalena, penitente, sobre su celda en la Sainte Baume, y San Juan Bautista.

Por fin, arriba, María Magdalena despide el barco del gobernador de Marsella, a la derecha de la viñeta se ha representado el reencuentro con su hijo, dos años más tarde, en el islote en que había sido abandonado junto al cadáver de su madre, el cual entretanto lo había amamantado y, al final, resucitó.

Peregrinacion– Episodio de la peregrinación del gobernador de Marsella.

Las pinturas son de estilo gótico lineal, aunque se ha señalado también la existencia de ciertos rasgos mudéjares. Junto al ciclo pictórico de la Vida de santa María Magdalena se hayan representados también el Juicio Final y el Encuentro de los tres vivos y los tres muertos (aquí no mostrados y sobre los que trataremos otro día). Debajo de estas otras escenas figura una inscripción …Fray Juan de Villalumbroso e pintola Alfonso que harían referencia al comitente de la obra y al autor, que se ha querido identificar con Alfonso Estevan, pintor del rey Sancho IV, activo en 1294. Sin embargo, el convento de San Pablo de Peñafiel fue fundado por el infante Don Juan Manuel en 1320 en el alcázar que tenía en esta localidad vallisoletana, y las obras de la iglesia estarían concluidas antes de 1348, fecha de la muerte del infante. Por lo que sería mejor fechar nuestras pinturas, genéricamente, en la primera mitad del siglo XIV (a menos que se quisiera atribuir éstas a la decoración del alcázar de Don Juan Manuel, construído por Alfonso X).

por Tadeo Jones

Para saber más sobre las pinturas de San Pablo de Peñafiel: 

– Joaquín Pérez Villanueva, “Las pinturas de la iglesia de San Pablo de Peñafiel“, Boletín del Seminario de Estudios de Arte y Arqueología, IV/2, 1935-36, pp. 99-123.

– Eloísa Wattenberg García (coord.), Museo de Valladolid. Colecciones. Valladolid: Junta de Castilla y León, 1997, p. 176-177.

– Fernando Gutiérrez Baños: Aportación al estudio de la pintura de estilo gótico lineal en Castilla y León. Precisiones cronológicas y corpus de pintura mural y sobre tablaValladolid: Fundación Universitaria Española, 2005, tomo I, pp. 102-103, 115 y 411-413; tomo II, pp. 130-136.

– El convento de San Pablo de Peñafiel en la web España es Cultura.

– Mª José Redondo Cantera, “El convento de San Pablo en Peñafiel (Valladolid).  Panteón de los Manuel”, Biblioteca: Estudio e Investigación, 26, 2011, pp. 161-199.

Skull of Mary MagdaleneRelicario con el cráneo de María Magdalena. Cripta de la Basílica de Santa María Magdalena en Saint-Maximin-la-Sainte-Baume (Var, Francia)

Para saber más sobre la iconografía y la vida de santa María Magdalena:

– El nombre de la santa en otros idiomas: Magdalena (Lat.); Magdelaine, Madeleine, Madelon, Madeleine (francés); Maddalena (italiano); Magdalen (inglés); Magdalena, Magda (alemán).

Paintings of Mary Magdalene en Wikimedia Commons.

– Santiago de la Vorágine, La leyenda dorada, 1. Madrid: Alianza ed, 1987 (2ª reimpresión), pp. 382-392.

– Louis Réau, Iconografía del arte cristiano: Iconografía de los Santos. De la G a la O, tomo 2/vol. 4, Barcelona: ed. del Serbal, 1997, pp. 293-306.

– M. Faillon, Monuments inédits sur l’apostolat de Sainte Marie-Madeleine en provence, et sur les autres apôtres de cette contrée: Saint Lazare, Saint Maximin, Sainte Marthe, les Saintes Maries Jacobé et Salomé, Paris: J-P. Migne, 1848. (Google eBook).

Santa María Magdalena en la Wikipedia española.

– María Magdalena en la OrthodoxWiki (Wikipedia de la Iglesia Ortodoxa en inglés).

Vida de santa María Magdalena en la web Icônes grecques-byzantines. Expone la vida de la santa según la tradición oriental y el Synaxario o Vida de los Santos de la Iglesia ortodoxa (en francés). Aquí se explica cómo la Magdalena fue a Roma para pedir justicia al emperador Tiberio contra Poncio Pilatos, ante el cual declaró que tras haber sufrido la Pasion, Cristó resucitó para llevar a todos los hombres la promesa de la salvación. El emperador se rió y le dijo que eso era tan probable como que el huevo que ella llevaba en la mano se volviera rojo. Antes de que acabara de hablar, el huevo se había teñido de este color. De ahí surge la tradición de pintar huevos en Pascua. Estos huevos simbolizan la nueva vida y a Cristo emergiendo de la tumba; los cristianos ortodoxos acompañan esta tradición con la consigna: !Cristo ha resucitado!

La Magdalena anuncia al emperador Tiberio que Cristo ha resucitado– La Magdalena, Tiberio y el milagro del huevo rojo.

Para saber más sobre las obras de arte incluídas como paralelos y los artistas citados:

– La foto de Santa María Magdalena con el tarro de perfumes y el huevo rojo de Segna di Bonaventura (Siena c. 1320) ha sido tomada de la galería de Helena “moedermens” en flickr. Otras imágenes de la misma pintura en Wikimedia Commons.

Segna di Bonaventura  en la Wikipedia italiana.

– André Abellon en la Wikipedia Catalana.

Fotos del relicario del cráneo de María Magdalena en News that matters, una  web con pretensión desmitifiadora.

Basílica de Santa María Magdalena en Saint-Maximin-la-Sainte-Baume.

– El Icono contemporáneo de Santa María Magdalena con el atributo del huevo rojo es una obra de Nicholas Papas.

Anuncios