Etiquetas

,

 Vaso en forma de cesto que, junto a otros dos similares y un plato, formaba parte del ajuar de una tumba de cremación en la necrópolis del “Cerro de la Horca”, perteneciente a una ciudad de los íberos oretanos: la antigua Tugia. Se trata de uno de los primeros yacimientos que permitió conocer y definir el mundo funerario de la cultura ibérica en la Alta Andalucía. Este recipiente con borde vuelto al exterior, cuello estrangulado y cuerpo de tendencia cilíndrica de fondo umbilicado (en forma de ombligo) presenta una morfología relativamente antigua. El borde y el cuello están pintados en color rojo escarlata con bandas horizontales paralelas, otras fajas del mismo carácter dividen su cuerpo en dos zonas decorativas rellenas con semicírculos concéntricos y líneas onduladas paralelas verticales pintadas con un pincel múltiple.

Kalathos de la tumba XV de la necrópolis del Cerro de la Horca

– Vaso en forma de cesto (Kalathos) de la sepultura XV de la Necrópolis del Cerro de la Horca (Peal de Becerro, Jaén). 350-250 a.C. Tipo 8-C-1 de Juan Pereira

En esta vitrina el Museo presenta algunos objetos de la cultura ibérica, para ilustrar el tipo de influencias mediterráneas que desde Andalucía, a través de la Submeseta Sur, y desde el Nordeste, por el valle del Ebro, dieron lugar en el siglo IV a.C. al gran cambio cultural que determinó el paso de la Primera a la Segunda Edad del Hierro.  Se trata de la (celt)iberización.

sala-2_iberizacion

– Vitrina dedicada a la cultura ibérica en la Sala III del Museo de Valladolid

Aparte de la generalización de los útiles y herramientas de hierro, cabe destacar las novedades introducidas en la fabricación de los recipientes de cerámica: la adopción del torneado de las vasijas sobre la rueda de alfarero, y su cocción en un horno vertical o de convección, formado por dos cámaras superpuestas. Esto permitió elaborar vasijas de formas mucho más airosas, con pastas de color ocre o anaranjado y decoraciones pintadas a pincel en tonos achocolatados.

sin-titulo-6

– Diferentes ejemplos de kalathoi de la Alta Andalucía (según Pereira 1988)

Sabemos de la importación de cerámicas ibéricas durante los siglo V y IV a.C. en algunos poblados de la Primera Edad del Hierro, como en el de “La Mota”, en Medina del Campo. Se distinguen de las posteriores cerámicas torneadas vacceas de la Segunda Edad del Hierro por el color blanquecino o amarillento de las pastas y el tono rojizo o vinoso de su pintura.

tumba-15

– Sepultura nº XV del Cerro de la Horca (según Mergelina 1943-44)

El vaso ibérico que aquí presentamos, fue hallado durante las excavaciones realizadas por Cayetano de Mergelina en el “Cerro de Horca” en 1927. Formaba parte del ajuar de la sepultura XV, en la que sobre el bustum  (restos de combustión de la pira funeraria) se depositaron tres kalathos y un plato de cerámica. El recipiente de mayor tamaño, sirvió como urna funeraria, pues contenía las cenizas, mientras que éste que pareció cubierto fon el plato contendría parte de las ofrendas funerarias. Esta excavación se realizó con ocasión de la restauración de la cámara funeraria principesca de Toya.

fig-12_perspectiva_sg-cabre

– La Cámara de Toya en vista isométrica (según Cabré 1925)

– Uno de los vanos del interior de la cámara de Toya. (fotografía realizada por Juan Cabré en 1918, servida por la fototeca del IPHE)

fig-2_planta

– La cámara de Toya. Planta (según Cabré 1925)

Se trata de una cámara subterránea de planta cuadrada, de 5 m. de lado y 26 m2 de superficie. Está dividida longitudinalmente en tres naves cuidadosamente construidas con aparejo de sillería, techada y solada con grandes losas de piedra. En su día estaría recubierta por un túmulo de tierra, acaso coronado con un pilar-estela con la escultura de una cierva, de tradición orientalizante “tartesia”, siguiendo todo ello prototipos hispano-fenicios.

bicha_cabre-0707_p

– La ‘bicha’ o cierva de Toya (fotografía realizada por Juan Cabré, servida por la fototeca del IPHE)

CABRE-0704_P

– Los descubridores de la cámara de Toya junto a la entrada practicada, en 1918.  (fotografía realizada por Juan Cabré, servida por la fototeca del IPHE)

En su interior hay una serie de bancos corridos y repisas, sobre las que estaban depositadas las urnas cinerarias y las ofrendas funerarias. El monumento fue descubierto al realizar faenas agrícolas hacia 1908-1909 y su contenido se dispersó inmediatamente, yendo a parar a diversas colecciones particulares. Como quiera que parte de éstas han acabado en el Museo Arqueológico Nacional, se ha intentado reconstruir el hallazgo.

recreacion

– La cámara de Toya. Reconstrucción de cómo pudieron estar dispuestas las urnas cinerarias en su interior (según Roldán Gómez, 1999)

Éste incluía seis urnas de piedra caliza, en forma de caja rectangular; un gran número de recipientes conteniendo las ofrendas funerarias, la mayoría de cerámica ibérica, algunos de cerámica griega. Cabe resaltar estas últimas que incluían tres cráteras (grandes recipientes utilizados para mezclar el vino con el agua) y un Kylix (copa con dos asas para beber vino) decorados con la técnica de figuras rojas, los cuales han permitido fechar el uso del monumento en la primera mitad del siglo IV a.C.

cratera

– La crátera italo-griega de figuras rojas. Atribuida al ‘pintor de Toya’. Segundo cuarto del siglo IV a.C. Fototeca del M.A.N. FD/P/01611

Había además diversas armas de hierro: una falcata, una espada de antenas y un casco, e incluso los restos de un carro (o al menos de sus dos ruedas).

Por Tadeo Jones

Para saber más sobre el vaso:

Eloísa Wattenberg García (coord.), Museo de Valladolid. Colecciones. Valladolid: Junta de Castilla y León, 1997, p. 101.

Cayetano de Mergelina, “Tugia: reseña de unos trabajos”Boletín del Seminario de Estudios de Arte y Arqueología: BSAA, tomo 10, 1943-1944, pp. 13-32, lám. I-X. Véase especialmente p. 23 y lám. VIII, F.

– José Luis Chicharro Chamorro, “Mergelina y la cámara de Toya”,  en J. Blánquez Pérez, L. Roldán Gómez (eds.): La cultura ibérica a través de la fotografía de principios de siglo. Un homenaje a la memoria, Madrid, 1999, pp. 215-220.

Para saber más sobre este tipo de vasos:

– Juan Pereira Sieso, “La cerámica ibérica procedente de Toya (Peal de Becerro, Jaén) en el Museo Arqueológico Nacional”, Trabajos de Prehistoria, 36, 1979, pp. 289-348. Veáse especialmente p. 316, 333; fig. 11, 3-8 y fig. 12).

– Juan Pereira Sieso, La cerámica ibérica de la Cuenca del Guadalquivir. I. Propuesta de clasificaciónTrabajos de Prehistoria, 45, 1988, pp. 143-173. Veáse especialmente p. 160; fig.11, 9-12.

– Juan Pereira Sieso,La cerámica ibérica de la Cuenca del Guadalquivir. II. Propuesta de clasificaciónTrabajos de Prehistoria, 46, 1989, pp. 149-159. Veáse especialmente pp.

Para saber más sobre la cámara principesca de Toya:

-Sobre la cámara y las circunstancias de su descubrimiento:

Juan Cabré, Arquitectura hispánica. El sepulcro de Toya, Archivo Español de Arte y Arqueología, 1, 1925, pp. 73-101.

– Juan Blánquez Pérez, “La necrópolis del Cerro de la Horca y la Cámara de Toya”, en J. Blánquez Pérez, L. Roldán Gómez (eds.): La cultura ibérica a través de la fotografía de principios de siglo. Un homenaje a la memoria, Madrid, 1999, pp. 127-134.

– Lourdes Roldán Gómez, La cámara sepulcral de Toya y la arquitectura funeraria monumental en el mediterráneo“, en J. Blánquez Pérez, L. Roldán Gómez (eds.): La cultura ibérica a través de la fotografía de principios de siglo. Un homenaje a la memoria, Madrid, 1999, pp. 135-142.

-Susana González Reyero, “La cámara de Toya a través de la prensa de principios d siglo (1908-1927)”,  en J. Blánquez Pérez, L. Roldán Gómez (eds.): La cultura ibérica a través de la fotografía de principios de siglo. Un homenaje a la memoria, Madrid, 1999, pp. 235-244.

– Manuel Molinos y Arturo Ruíz, De la cámara de Toya al hipogeo de Hornos, en A. Rodero y M. Barril (coords.): Viejos yacimientos [Recurso electrónico]
nuevas aportaciones : ciclo de conferencias, 10-11 de diciembre de 2008, pp. 53-77.

– Juan Blánquez Pérez, El mito del eterno retorno… Tras los primeros pasos. De nuevo acerca de la Cámara de Toya (Peal de Becerro, Jaén), en J. H. Fernández (dir.): In Amicitia. Miscel·lània d’estudis en Homenatge a Jordi H. Fernández,  Treballs del Museu Arqueològic d’Eivissa i Formentera, 72, Eivissa, 2014, pp. 99-112.

– La cámara de Toya en la base de datos del Patrimonio Inmueble de Andalucía.

– La cámara de Toya en el Blog “Mediterráneo Antiguo: Diálogos con nuestro pasado”.

-Sobre su ajuar:

– Antonio Madrigal, El ajuar de la cámara funeraria ibérica de Toya (Peal de Becerro, Jaén)Trabajos de Prehistoria, 54(1), 1997, pp. 167-181.

Para saber más sobre las importaciones ibéricas en la Meseta Norte:

– Zoa Escudero Navarro y Carlos Sanz, Algunas reflexiones sobre la llegada del torno cerámico, en F. Burillo (coord.):  IV Simposio sobre los Celtíberos: economía (Daroca – 1997), Zaragoza, 1999, pp. 323-339.

Anuncios